TELESTREET MAQUINA IMAGINATIVA NO HOMOLOGADA

TELESTREET MAQUINA IMAGINATIVA NO HOMOLOGADA

AA.VV

15,24 €
15,85 € IVA incluido
Disponible (Entrega en 48h)
Editorial:
VIEJO TOPO
ISBN:
978-84-96356-00-9
15,24 €
15,85 € IVA incluido
Disponible (Entrega en 48h)

El dominio de los grandes colosos de la comunicaci¢n ha inundado decanales televisivos el paisaje medi tico. Consecuencia de ello hasido una inmensa sobrecarga informativa que coexiste con laproliferaci¢n de la ch chara y la banalizaci¢n. Frente a lacolonizaci¢n de la esfera comunicativa por parte de los grandesgrupos privados, es necesario afirmar un nuevo principio, sin el cualcualquier discurso acerca de la democracia corre el riesgo de perderconsistencia: el de que la comunicaci¢n es un espacio p£blico. Losciudadanos tienen derecho a utilizar los espacios comunicativos comousuarios, pero tambi‚n como productores. Por ello las institucionesp£blicas (ayuntamientos, gobiernos auton¢micos y gobierno central)deben garantizar el derecho a tener acceso al ‚ter y a la banda anchadigital a los grupos que quieran acceder a ellos. Evidentemente, noes un asunto f cil: los grandes grupos han conseguido que lossistemas de licencias y concesiones reviertan casi exclusivamente ensu beneficio. Pero la experiencia italiana, donde en los m rgenes delsistema oficial de comunicaci¢n comenz¢, durante la segunda mitad de2002, a extenderse el fen¢meno nuevo de las televisiones de calle, hapuesto en marcha un proceso de escape. Un n£mero creciente depersonas est  utilizando las tecnolog¡as de la comunicaci¢n comoinstrumentos para crear espacios compartidos. Lo que sucedi¢ conInternet en la segunda mitad de los a¤os noventa podr¡a repetirse enel conjunto del paisaje medi tico. El dominio centralizado de lasgrandes empresas puede combatirse no mediante la oposici¢n, sinomediante la proliferaci¢n. Estas televisiones, denominadas yagen‚ricamente Telestreet, est n construyendo las condiciones socialesa partir de las que ser  posible pedir a las instituciones p£blicasque cumplan con su deber democr tico, que no es el de hablar en lugarde los ciudadanos ni, menos a£n, admitir que grupos de prepotentesinvadan y privaticen el espacio p£blico, sino el de permitir que losciudadanos se expresen, se comuniquen, intercambien mensajes y creenpuntos de atenci¢n. Telestreet es una experiencia nueva que proponeun modelo de comunicaci¢n horizontal, fuertemente ligado a ladimensi¢n territorial, pero abierto, al mismo tiempo, al paradigma dela red.

Artículos relacionados